Cómo y porqué apelar una multa de tránsito

El principio de inocencia

Te has preguntado ¿Qué pasaría si un policía de tránsito inventa una infracción y te impone una multa por una falta que no cometiste?

La Ley de tránsito faculta a la Especialidad Nacional de Seguridad de Tránsito para aplicar la Ley, sin embargo, no regula los criterios probatorios o sancionatorios para que pueda imponer una multa, la Ley es ambigua y deja a total discreción de la Policía la aplicación de una penalidad o no. No queda ninguna evidencia que pueda probar lo dicho por un agente de tránsito. Es la palabra del policía versus la del ciudadano afectado.

Todos los ciudadanos reconocemos al Estado la facultad de regular y ordenar los aspectos internos del mismo para garantizar la convivencia y orden en la sociedad, pero esto debe ser estableciendo principios que eviten abusos y arbitrariedades como las que vivimos en Nicaragua. Uno de estos principios es aquél que dice que TODA PERSONA ES INOCENCTE HASTA TANTO NO SE PRUEBE LEGALMENTE SU CULPABILIDAD (PRINCIPIO DE INOCENCIA), esto es un principio general del Derecho y debe aplicarse a todas las materias incluyendo el Derecho Administrativo (todo lo que tiene que ver con tránsito)

Las multas de tránsito son sanciones administrativas, son penas que se imponen con el objetivo (Decimos nosotros) de corregir a los ciudadanos y hacer que éstos no vuelvan a cometer alguna infracción que pueda poner en riesgo al resto de la población. Pero…

Si una multa de tránsito es una pena ¿por qué quien me acusa (el Policía) es también quien me condena? Es claro que el policía de tránsito siendo acusador y juez podrá decidir, basado en su ánimo, metas, situación económica, familiar o laboral, imponer lo que le de la gana, ya sea roja o amarilla, suspensión o depósito.

El hecho de que un policía de tránsito o cualquier autoridad administrativa impongan una multa o sanción administrativa sin haberle dado al ciudadano la oportunidad de defenderse rompe completamente con el esquema del debido proceso en el que las partes deben gozar de las mismas oportunidades para defenderse y quien acusa o imputa (En este caso la Administración Pública a través de la Policía) tenga las pruebas que provoquen la convicción del juzgador acerca de la culpabilidad.

Con lo anterior, TODOS SOMOS INOCENTES ANTE UN POLICÍA DE TRÁNSITO que nos detiene por cometer una infracción. El principio de inocencia le impone al policía la obligación de demostrarnos cuál ha sido la infracción, no basta simplemente que haya visto, necesita pruebas que confirmen lo que afirma. Esta es la razón fundamental para poder apelar una multa de tránsito, exigir a la Policía las pruebas de la supuesta infracción. No debemos conformarnos con que nos diga de memoria el artículo de la Ley.

La Ley establece dos recursos: El de revisión y el de apelación. Ambos son resueltos por la Policía Nacional así que no deberíamos esperar un resultado diferente al de la multa, sin embargo, en nuestra experiencia, las multas que hemos recurrido de revisión y apelación, tanto propias como de conocidos y clientes, han resultado en su mayoría, por no decir todas, positivas. Ese resultado positivo no creemos que se deba al entendimiento de parte de la Policía de lo que debería ser el debido proceso y el principio de inocencia, sino más bien producto de la escasez de este tipo de recursos que terminan siendo concedidos por la Policía, la gran mayoría de personas irán al banco a pagar su multa porque no tienen fe en que pueden ganar si recurren.

El recurso de revisión y el de apelación en materia de tránsito se deben hacer de manera sencilla, exponiendo con claridad la inconformidad con la multa y adjuntando los soportes que demuestren lo contrario a lo establecido por el Policía. Por lo general tienen relevancia fotografías que por ejemplo demuestren la falta de una señalización por cuya omisión se haya realizado la infracción. (Ejemplo. Multa por invasión de carril en una pista donde no hay señalización y marcas en el pavimento, o exceso de velocidad en un lugar donde no hay señalización y se viaja al inferior establecido en la Ley).  Siempre debes recabar evidencias como videos, fotografías, audios, etc.

El año pasado se introdujo una iniciativa de Ley para crear un Tribunal de Tránsito en el que se ventilen todos los temas relacionados con tránsito, desde una multa mal impuesta hasta un resultado de un accidente de tránsito.  Creemos que la Policía debe seguir aplicando la Ley y aplicando el derecho de pena del Estado, sin embargo, hacen falta controles y garantías del debido proceso que dejan en indefensión a los ciudadanos.  Cada vez son más las posibilidades por las que la Policía puede recabar pruebas acerca de infracciones de ciudadanos, eso daría seguridad y tranquilidad verdadera a la población.

Si has llegado al final de esta nota y estás de acuerdo en que mientras no se demuestre que has cometido una infracción no puedes ser culpable o al menos tener derecho a que se te escuche, te compartimos un EJEMPLO DE RECURSO DE REVISIÓN  (Es lo mismo en apelación) para cuando lo necesites. El que estaba en la página de la Policía Nacional ya no está disponible.

2 thoughts on “Cómo y porqué apelar una multa de tránsito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *